2010 - Francisco Leonel Amat Rodríguez



Pancho Amat es uno de los mejores intérprete de tres que ha dado la música en Cuba, requerido en cualquier producción de música tradicional cubana que se precie en la que además de su interpretación aporta su experiencia y personalidad. Heredero del talento de treseros como Arsenio Rodríguez o el Niño Rivera, aporta además un sonido más actual y una depurada técnica.

Pancho Amat (Francisco Leonel Amat Rodríguez). Nació en Güira de Melena, La Habana, el 22 de abril de 1950. Se graduó en la Universidad de La Habana en 1971 en la especialidad de pedagogía. Ese mismo año funda el Grupo Manguaré, en el que permanece como director durante 17 años.

Graduado en el Conservatorio Ignacio Cervantes en la especialidad de guitarra clásica, cursa varios estudios postgrados de nivel superior en diferentes especialidades de la música: Armonía, Contrapunto, Orquestación, Morfología... etc. Más tarde amplía estudios musicales en la República de Chile con los más importantes exponentes de la Nueva Canción Chilena, Inti-Illimani, Quilapayún e Isabel Parra entre otros, realizando múltiples grabaciones con Víctor Jara para el canal 7 de la TV chilena. Todo este trabajo lo compaginaba con estudios de armonía y orquestación para los diferentes formatos de música popular cubana, asesorado por Rafael Lay (director y violinista de La Orquesta Aragón), Frank Fernández y Juan Elósegui entre otros.

En 1971 fundó y dirigió el Grupo Manguaré, con el que se mantuvo hasta 1987, y con el cual tocó guitarra y charango. Con Manguaré realiza alrededor de 40 giras internacionales a más de treinta países de todos los continentes, graba una docena de discos con los más prestigiosos artistas de Cuba y América y participa en los más importantes concursos de música organizados por las diferentes entidades culturales, obteniendo en ellos los mayores reconocimientos y premios en orquestación y composición. Pancho eleva a categoría superior el tres como instrumento concertante, desarrollando técnicas y conceptos provenientes de los clásicos, el jazz y la canción trovadoresca.

En 1987 formó parte de Adalberto Álvarez y su Son, del que se desliga en 1995 para formar su propio grupo.

Posteriormente realizará giras por Estados Unidos, Europa y Japón acompañando con el sonido característico de su tres y dando proyección internacional al sonido de su instrumento con agrupaciones como Cubanismo, Adalberto y su Son, Noche Tropical, Barbarito Torres, Buena Vista: The Next Generation o las Hermanas Faez.

Ha trabajado junto a Oscar D’León, Papo Lucca, Joaquín Sabina, Cesaria Évora, Ry Cooder, The Chieftains, Yomo Toro, John Parsons, Mongo Santamaría, Andy Montañez, Giovanni Hidalgo, Dave Valentín, Alfredo de la Fe y Víctor Jara.

En la década del 90 fundó El Cabildo del Son. Ha realizado giras por Chile, Colombia, Jamaica y Estados Unidos entre otros.

Pancho ha dirigido prácticamente todos los formatos con que cuenta la música cubana pasando desde agrupaciones soneras, tríos o cuartetos hasta conjuntos típicos, charangas llegando a realizar orquestaciones también para la Orquesta Sinfónica Nacional.

Francisco Amat no es simplemente un ejecutante virtuoso, sino un estudioso del tres. Crea a partir del instrumento dentro del canon de la tradición, pero experimenta con acierto y originalidad fusionando ritmos, por ejemplo el jazz (Un bongosero en Nueva Orleans) o la bachata (Como un bolero). Su tres, en típica afinación campesina (mi-si-sol), alcanza extraordinaria versatilidad tanto para las armonías propias del son, la trova o el bolero, como para sonoridades más complejas y actuales, provenientes de la música de concierto, el rock sinfónico o las raíces africanas. Todo ello confiere una expresividad y riqueza melódica apreciables a cada interpretación.

Pancho Amat nos hace ver que el tres significa más que un símbolo de un género musical y una época. Es un emblema de identidad, un instrumento vivo con infinitas capacidades -muy lejos de agotarse-, y que exige mayores espacios en el universo de la música contemporánea.

En el año 1995 realiza un disco en solitario llamado Son Por Tres el cual obtiene el Premio Nacional de la Crítica especializada en Cubadisco. En este fonograma Pancho cuenta con Alejandro Sequeda en las voces, Daniel “Ñañu” Amat en el piano, Lilien Vergara en las voces y teclados, José Francisco Amat en el bajo, Alberto “Pititi” Rodríguez en las tumbas y José Eladio Amat en los timbales. Como músicos invitados aparecen Igor Rivas y Manuel “Guajiro” Mirabal en las trompetas y Demetrio Muñiz en el Trombón.

Su segundo álbum en solitario titulado De San Antonio a Maisí hace un recorrido por diferentes estilos del isla, desde el Bolero y el Son montuno hasta la Música afrocubana. Pancho se rodea del Cabildo del Son, formado por Francisco Padrón en la trompeta, Gilberto Noriega “Totó” , José Francisco Amat en el contrabajo, Dayron Ortega en la Guitarra y voces, y William Borrego como primera voz. La producción cuenta además con invitados como Francisco Álvarez, el Dúo Evocación, Candito Zayas, William Baloy, Santiago Auserón y Silvio Rodríguez. Destaca en el disco el tema La cocainómana de Miguel Matamoros, rescatado por Pancho y Silvio del baúl de los años 20.

En 2007 sale al mercado su tercer álbum Llegó el tresero. Hace un recorrido por escenarios de Europa y Japón para su presentación. A la vez desarrolla el proyecto Café Vista Alegre, junto a Tiburón Morales, Tata Güines y Emilio Morales, que ha tenido gran aceptación en Francia.

En 2008 aparece en Japón su nuevo disco Yo traigo un son y realiza una gira por la isla nipona junto a su Cabildo del Son para presentarlo. A finales de ese mismo año publica el disco Classica Cubana junto a Joaquín Clerch y Anette Maiburg.

En el año 2010 recibe el Premio Nacional de Música.